100 días de Trump – Perspectivas y Análisis para la Renegociación del TLCAN

Donald Trump tomó poder como presidente de los Estados Unidos el 20 de enero de 2017, y durante los primeros 100 días de su presidencia hemos visto cómo sus políticas pueden impactar las importaciones y exportaciones en el sector agroalimentario a nivel global, y en particular a México.
Estados Unidos depende mucho de relaciones comerciales estables con otros países. Las importaciones de frutas y hortalizas de los Estados Unidos en el 2014 fueron de 17 millones de toneladas, y en el mismo año exporto 6 millones de toneladas. Estados Unidos importa el 50% de las frutas disponibles en los supermercados, 25 % de las hortalizas y casi 80% de las flores. El consumo per cápita de estos productos ha aumentado gracias a la disponibilidad que ahora existe durante todo el año.
Canadá y México juntos representan casi el 50% del total de las importaciones de frutas y hortalizas de Estados Unidos, y México individualmente representa casi el 40% del volumen y valor de las importaciones de frutas de Estados Unidos. Estos países han gozado de una ventaja competitiva gracias al TLCAN.


¿Cómo ve Trump el TLCAN?

Una de las plataformas de la campaña electoral de Trump fue el renegociar los tratados comerciales que considerara desfavorables para Estados Unidos, en particular el Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN). En este sentido, la administración Trump apoya el negociar los tratados de manera bilateral con cada país y obtener diferentes acuerdos con cada uno. Sin embargo, una de las fortalezas del TLCAN es su naturaleza trilateral, en donde cada país obtiene los mismos beneficios de los otros 2 países.
Ahora ya como presidente, Trump ha anunciado el pasado mes de febrero su intención de renegociar el tratado con Canadá y México, y el 18 de mayo el secretario de comercio exterior envío la notificación oficial necesaria al senado para solicitar la aprobación y comenzar las negociaciones. A partir de esa fecha se tiene un plazo de 90 días (16 de agosto) para que la presidencia y el congreso definan los temas y bases de la negociación. Esta notificación menciona que los objetivos de la renegociación para los Estados Unidos son de apoyar el crecimiento de trabajos bien pagados y expandir el acceso para sus productos. También específicamente en el contexto agrícola menciona asegurar un estricto acceso de productos a través de reglas fitosanitarias fuertes.


Trump enfoca su plataforma de comercio internacional en el gran déficit que tienen año con año. Estados Unidos cerró el año 2016 con un déficit comercial de casi 500 billones de dólares, el mayor nivel que han tenido y continua creciendo. Seis países cubren casi la mitad del déficit comercial y entre ellos figuran Canadá y México, por lo que Trump ha señalado que por ahí comenzará para corregir ese déficit. Sin embargo, muchos son los expertos que coinciden que esos números no necesariamente representan la situación económica de Estados Unidos. Por ejemplo en el sector agrícola Estados Unidos ha tenido un superávit por más de 50 años. Ellos exportan cada año aproximadamente el 20% de su producción total, y en ciertos productos como los granos y el algodón llega a ser hasta el 50% de la producción. La balanza comercial de los Estados Unidos es un resultado de diversos factores económicos, no de la política comercial.
La administración de Trump ha solicitado al público su opinión para poder identificar las razones del déficit comercial. Muchas personas han señalado que este déficit no está relacionado con las prácticas comerciales de otros países, sino con los niveles de consumo y capacidad de la producción interna.

Entonces, ¿cuál podría ser el impacto de Trump en este contexto?

El presidente Trump ha declarado varias veces que el TLCAN es el peor acuerdo comercial que ha firmado los Estados Unidos y en particular culpa a México por la pérdida de empleos y el déficit comercial. Su principal objetivo es reducir el déficit comercial con México que es de aproximadamente 60 billones de dólares y desincentivar a las empresas a producir fuera de su país. Con respecto a Canadá también ha mencionado que se requieren hacer ajustes. Sin embargo, Estados Unidos y Canadá tienen un tratado de libre comercio que precede al TLCAN y en el improbable caso de una cancelación del TLCAN, ese previo tratado entraría en vigor.
Una medida que el presidente Trump pretende implementar es reinstituir impuestos de importación a ciertos productos equivalentes al 20 %. Esta medida va en contra de los reglamentos de la Organización Mundial de Comercio y el tratar de instituirla resultaría en represalias de Canadá y México a las exportaciones estadounidenses agrícolas más exitosas.



¿Cuál es la postura del sector agrícola de Estados Unidos, México y Canadá?

El sector agrícola es definitivamente un caso de éxito para el TLCAN. El intercambio comercial entre los 3 países se ha triplicado desde su implementación.
“El esfuerzo de modernizar el TLCAN debe de reconocer y construir sobre los logros alcanzados por la agricultura en los Estados Unidos, a través de la eliminación de tarifas, armonización de regulaciones y el desarrollo de una cadena de suministro integrada que se ha consolidado gracias al tratado. Los productores agrícolas de los Estados Unidos se han beneficiado por el incremento en las exportaciones anuales a México y Canadá, las cuales han crecido de 8.9 billones de dólares en 1993 a 38 billones de dólares en 2016. Advertimos seriamente en contra de cualquier acción que lleve a la reimposición de aranceles o cualquier otra barrera con nuestros socios del TLCAN.”
Abstracto de la carta emitida por Zippy Duvall, Presidente del American Farm Bureau Federation al Presidente Donald Trump. Abril, 2017
Tanto México como Canadá están también abiertos a la renegociación y modernización del TLCAN. Se requiere mejorar aspectos fitosanitarios, protección para la propiedad intelectual, un mecanismo de respuesta rápida en el tránsito en las fronteras y una mejor cooperación reguladora. Sin embargo han sido muy claros en remarcar que el resultado final debe de seguir siendo un acuerdo trilateral enfocado al mejoramiento de toda la región norteamericana.


Otros temas que entrarían en las renegociaciones del TLCAN

La situación migratoria y la seguridad de la frontera son aún temas clave en el discurso del presidente Trump. A mediados del mes de mayo se publicó su solicitud de presupuesto al congreso, la cual incluye 1 billón de dólares para la construcción del muro en la frontera con México, y 300 millones para agregar más agentes de migración en esa frontera.
Otro tema que está ya en la mesa de negociación es la aplicación de un 2 % de impuestos al envío de remesas a Latinoamérica, en dónde según el Banco Mundial, México recibió un total de 24.32 billones de dólares en 2015.

Conclusiones

Cualquier modificación al TLCAN implica un proceso y un término para su implementación, por lo que su impacto, ya sea positivo o negativo, no se sentiría hasta el 2018 o más adelante.
Tanto México, Canadá y Estados Unidos son miembros de la Organización Mundial de Comercio. De esta manera, Estados Unidos no podría establecer aranceles que sobrepasen los establecidos por esta organización.
Los tres países coinciden en que es necesaria una renegociación o modernización del TLCAN después de más de 20 años de su establecimiento. Varias industrias han evolucionado y se requieren nuevas regulaciones en tecnología y fitosanidad entre otras.
Los productores agrícolas de Estados Unidos reconocen los beneficios que han recibido gracias al TLCAN, apoyan la continuidad de este tratado y entienden la necesidad de expandir y mejorar la expedición de visas de trabajo para el campo.

Por favor llene este formulario para obtener el artículo en formato pdf

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.