Production de flores de nochebuena – fase 1

Por Brian Cantin, Asesor en cultivos sénior

De la iniciación floral a la floración

Para las Flores de Nochebuena el periodo natural de la iniciación floral se sitúa entre el 18 y el 27 de septiembre. Mientras que la duración del día no sea modificada artificialmente, los cultivares florecerán entre 7 a 10 semanas después del comienzo de esta iniciación floral, según el tiempo de respuesta propia de cada variedad. La actividad floral es provocada por un fotoperiodo crítico de 12 a 12.5 horas, combinada a temperaturas nocturnas inferiores a 21.1°C (70°F). La fecha real en la cual estos criterios son reunidos puede ser afectada por las condiciones medio ambientales.
Días nublados y días frescos darán una iniciación floral más temprana, mientras que días calurosos y soleados podrían causar una iniciación floral más tardía.

Temperatura

Al momento de la iniciación floral, las temperaturas nocturnas deberían bajar a entre 20 y 21.1°C (68 et 70°F). Temperaturas nocturnas superiores a 22.8°C (73°F) pueden atrasar la floración. Después de la iniciación floral, el desarrollo de las flores se convierte en un proceso continuo en el cual el punto culminante es la antesis, es decir, la emisión a partir de flores (ciatio) de los primeros granos de polen visibles. Las diferentes etapas del desarrollo de la flor pueden ser reconocidas a través de varios indicadores visibles. La etapa en donde el primer brote de flores (ciatio) es visible al ojo se llama simplemente brote visible. La etapa del primer color designa a aquella donde un primer cambio de color es visible sobre las brácteas verdes en su transición hacia el color final. En regla general, con temperaturas nocturnas de 21.1°C (70°F), la etapa de la iniciación floral tiene lugar entr e 14 y 18 días después del inicio de los días cortos (DC), la correspondiente al primer color entre 30 y 32 días después de los DC, la del brote visible de 35 a 39 días después de los DC, y la de la antesis de 54 a 59 días después de los DC.

Una vez que los colores de las brácteas hayan aparecido, el mantenimiento de la temperatura media cotidiana ideal será esencial para su desarrollo. Para maximizar la talla de las brácteas, es importante que las temperaturas cotidianas sean de 20 a 21.1°C (68 a 70°F). En la medida de lo posible, es necesario tratar de evitar temperaturas superiores a 23.9°C (75°C), lo que puede dar brácteas muy grandes, pero también muy tiernas y traducirse en problemas después de la cosecha.

Irrigación

En el momento en que los días comienzan a acortarse y que la calidad de la luz disminuye, la tasa de traspiración de las plantas se encuentra reducida; es entonces muy fácil irrigar las plantas de más. Manténgase al tanto de las previsiones meteorológicas y tómelas en cuenta en sus prácticas de irrigación. Es particularmente importante evitar los riegos abundantes justo antes de largos periodos de tiempo gris y frio.

Fertilización

Poco tiempo después de su iniciación floral, cuando la Flor de Nochebuena comienza su transición de la frase de crecimiento vegetativo hacia la fase de desarrollo de flores y brácteas, la planta exige menos nutrimentos. Antes de que se inicie esta fase de transición, vigile atentamente la conductividad eléctrica de los mantillos a fin de evitar que el contenido en sales sea muy elevado. Después del pellizco, a fin de propiciar el crecimiento óptimo de las hojas, es necesario asegurarse que el 30% del nitrógeno global sea administrado bajo la forma de amonio. Al final de septiembre, cuando
las plantas y las hojas deberían de haber llegado al crecimiento deseado, la tasa de nitrógeno bajo forma de amonio debería ser reducida para no constituir más que el 15% del nitrógeno global. Este nivel permite sostener el crecimiento a la mitad o al fin de la temporada y prevé problemas de calidad después de la cosecha.

Reguladores de crecimiento

Aún si la fase de crecimiento rápido ha terminado después del pellizco, subsisten riesgos de etiolación durante las semanas 40 a 44. Para conservar las plantas en el límite de la altura deseada, trate de instaurar un método que permita vigilar el crecimiento antes de este periodo de expansión óptima de las brácteas. A menudo es recomendado evitar la aplicación de reguladores de crecimiento de las plantas (RCP) durante esta fase final del desarrollo a fin de no dañar la expansión de las brácteas. Sin embargo, si plantas de gran talla justificaran una aplicación de reguladores de crecimiento
en el curso de este periodo, sería bueno tomar en cuenta una modificación del modo de aplicación o aun la utilización de RCP específicos.

Enfermedades

Un buen conocimiento de las infecciones latentes es esencial para luchar contra las enfermedades más comunes de las Flores de Nochebuena, tales como la botrytis y el oídium. Una infección latente no es visible; esta permanece inactiva o latente hasta que las condiciones favorables para que se manifieste estén reunidas. Las infecciones fúngicas latentes de las plantas no presentan ningún síntoma hasta que las esporas comienzan a germinar cuando las condiciones lo permiten. En el caso de la botrytis, las esporas fúngicas (conidias) sirven de inóculo inicial. Después de haber sido depositadas sobre la superficie de la planta, las conidias pueden permanecer latentes durante por lo menos tres semanas antes de germinar. En el otoño, estas enfermedades fúngicas pueden esparcirse sin que uno se dé cuenta, situación que exige una gestión eficaz de la calefacción y de la ventilación para secar la atmósfera del invernadero al final del día. Como productor, me repito muy seguido el viejo dicho que reza así: “paga un poco hoy por el costo de la calefacción y la ventilación o paga mucho después por los fungicidas y las plantas perdidas“.

 

Lee Production de flores de nochebuena – fase 2

Por favor llene este formulario para obtener el artículo en formato pdf

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.