Como seleccionar el sustrato adecuado

Una producción exitosa en invernadero depende de gran manera de las propiedades físicas y químicas del sustrato utilizado. Un sustrato ideal debe de estar libre de cualquier tipo de maleza o enfermedad. Además, debe de tener buena capacidad de drenaje pero retener la humedad suficiente para evitar el riego frecuente. Para lograr estas condiciones muchas veces se requiere de utilizar una mezcla de 2 o más tipos de sustrato. Otros parámetros a considerar incluyen el costo, la disponibilidad, la consistencia y su estabilidad al pasar el tiempo.
Existen varios tipos de sustratos disponibles en el mercado. ¿Cuál es el mejor? Esto dependerá de que es lo que se va a cultivar, bajo qué sistema de producción y cuáles son las condiciones climáticas donde se ubica la operación. La selección de los componentes del sustrato es crítica para la salud de las plantas.



Turba de esfagno

Turba (Peat Moss)

La turba es el componente más utilizado en las mezclas de sustrato para la producción en invernadero, pero también puede ser utilizado por sí solo. Es un sustrato de origen vegetal y sus propiedades varían dependiendo de su origen, clasificando de esta manera al sustrato en 2 tipos: turbas negras y turbas rubias. Las turbas rubias están menos descompuestas y tienen un mayor contenido de materia orgánica, son de color café claro y peso ligero; estas son las más comúnmente utilizadas en los cultivos sin suelo por su capacidad de retención de humedad y nutrientes. Se caracterizan por tener un pH ácido alcanzando niveles de 3.8 a 4.3.
Las turbas negras tienen un menor contenido de materia orgánica y más minerales; su aireación es deficiente y tienen un mayor contenido de sales solubles.
Una desventaja de las turbas es su característica de repeler el agua. Para contrarrestar esta cualidad algunos proveedores incluyen en estas turbas un agente humectante. Si el producto no lo incluye, se puede incorporar uno al momento de agregar agua al producto, o usar agua caliente para acelerar el proceso de humidificación antes de utilizar el sustrato en el cultivo.


Vermiculita

Vermiculita

En algunas maneras la vermiculita es similar a la perlita ya que ambas son de origen mineral que al calentarse generan el producto final. Sin embargo estos dos sustratos difieren en el propósito de ser utilizados en la mezcla. La perlita generalmente se incluye para incrementar el drenado sin incrementar la retención de agua y nutrientes. En contraste la vermiculita dada su estructura de placas cóncavas retiene grandes cantidades de agua y nutrientes con carga positiva como el calcio, magnesio y potasio.
La vermiculita es estéril y muy ligera, y su pH puede variar dependiendo de dónde ha sido extraída. En su gran mayoría, la vermiculita extraída en los Estados Unidos presenta un pH neutro o ligeramente alcalino, mientras que la procedente de África puede tener un pH de hasta 9. Este sustrato es clasificado dependiendo el tamaño de su grano (#4 el más pequeño y #1 el más grande) y los granos más finos son comúnmente utilizados en la producción de plántulas. Cuando la vermiculita se encuentra expandida o mojada no se le debe de compactar ya que esto dañará sus propiedades físicas.
Un foco de atención por muchos años sobre este sustrato es que puede estar contaminado de asbestos. Por esta razón este factor es monitoreado de cerca al producir vermiculita de manera comercial y se recomienda el uso de una máscara antipolvo al manejarla para evitar inhalar cualquier tipo de residuo.




Perlita

Perlita

La perlita es comúnmente utilizada como un componente del sustrato en la producción en invernadero para incrementar la aireación. Se produce al calentar rocas silíceas volcánicas rápidamente a aproximadamente 600 a 870 ⁰C. Esto forma pequeñas esferas blancas de aproximadamente 1.5 a 6 mm y con baja densidad. La perlita posee un alto nivel de permeabilidad y es comúnmente usada en combinación con vermiculita al 50%. Debido a su baja capacidad de retención de agua y su pH cercano a la neutralidad (7 – 7.5) es uno de los mejores aditivos para los sustratos.


Fibra de coco

Fibra de coco

Este sustrato es relativamente nuevo en su uso para la producción en invernadero. La fibra de coco tiene una apariencia similar al musgo de turba, pero es más granular y se deriva de moler la cáscara de coco que se origina principalmente en países como Sri Lanka, India, México y Costa Rica. Dado que su origen proviene de diversas regiones es difícil establecer sus propiedades físicas y químicas específicas. Se recomienda que antes de hacer un cambio a este sustrato los productores deben de verificar el contenido de sales solubles (conductividad eléctrica) y sus niveles de sodio y cloruro. El nivel típico de pH en la fibra de coco varía de 5.5 a 6.8, contiene alto contenido de fósforo (6 a 600 ppm) y potasio (170 a 600 ppm) y puede retener hasta 9 veces su peso de agua.


Propiedades físicas de los principales sustratos

Turbas (Peat moss) Fibra de coco Perlita Vermiculita
 Retención de humedad 48% 40% 45% 35%
 Aireación 20% 16% 35% 25%
 Estructura Se expande y contrae Se expande y contrae Sin variación Sin variación
 Densidad 300-600 kg-m3 150-200 kg-m3 110-135 kg-m3 80-130 kg-m3
 Tiempo de vida 12 meses 12 meses 36 meses 12 meses

Propiedades químicas de los principales sustratos

Turbas (Peat moss) Fibra de coco Perlita Vermiculita
 Origen Orgánico Orgánico Mineral Mineral
 pH Ácido Ligeramente ácido Neutro Neutro
 Intercambio catiónico Nulo Alto Nulo Alto

Mezclas

Las mezclas de varios tipos de sustratos son comúnmente utilizadas en la producción en invernadero y los proveedores ofrecen estas mezclas específicamente formuladas para la propagación de semilla, cultivos específicos o producción en general. Si las cantidades requeridas son significativas los productores pueden solicitar mezclas a la medida dependiendo de su operación productiva y solicitar elementos específicos como humectantes y nutrientes. Las principales componentes de una mezcla para la producción en invernadero son las turbas y perlita.
Recomendaciones generales

  • No se deben de hacer cambios en la mezcla utilizada sin hacer pruebas para comprobar que estos cambios no afectan sus prácticas culturales.
  • Se debe de probar el pH, la conductividad eléctrica (CE) y la capacidad de retención de agua antes de usar la mezcla.
  • No se debe de almacenar una mezcla que contenga fertilizantes por largos períodos, especialmente si la mezcla es húmeda.
  • Mezclar perfectamente todos los componentes pero evitar hacerlo de más, especialmente si la mezcla contiene vermiculita o fertilizantes de liberación lenta.
  • No permitir que las mezclas con alto co

Por favor llene este formulario para obtener el artículo en formato pdf

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.