Volver a tips y consejos

Conozca cómo producir trasplantes de brócoli saludables

Para ello es importante revisar las técnicas de producción de transplantes para evitar los daños al sistema radicular al momento de extraer la planta de la cavidad; minimizar el choque del trasplante; obtener una mayor uniformidad; ajustar el período de producción; y sobre todo, reducir los costos por tonelada producida, al obtener una buena planeación y abastecimiento de plantas de buena calidad.

    Objetivos del trasplante

  • Optimización del tiempo y el período de producción
  • Mayor eficiencia en la producción
  • Menos trabajos de cultivo
  • Mejor control de malezas, plagas y enfermedades
  • Mayor aprovechamiento de la semilla
  • Mejor relación de insumos y rendimiento
  • Mayor calidad y rendimiento

Características del sustrato

Al utilizar los sistemas de producción en charolas (bandejas), se recomienda utilizar un sustrato sin suelo, de preferencia a base de turba de esfagno (peat moss), ya que los requerimientos del brócoli en cuanto a las características físico- químicas son muy particulares. En primer lugar el sustrato debe tener una buena retención de humedad, junto con un alto grado de aireación; además, su consistencia debe ser muy uniforme, estar libre de patógenos y ser muy ligero para facilitar el manejo de las charolas.

Estas condiciones se obtienen regularmente utilizando una mezcla de germinación con fibras cortas, que retiene del 40 al 50% de la humedad y cuyo volumen de aire o espacio poroso, ocupa de un 10 a un 30% en lo que llamamos sustrato drenado. Para verificar éstas condiciones, el sustrato después de regado y drenado, deberá presentar una densidad real entre 0.6 y 1.2 g/cm³.
Por lo que se refiere a las características químicas del sustrato, este deberá tener un pH entre 5.5 y 6.6 y una conductividad eléctrica de 0.3 a 0.7 dS/m durante las primeras etapas de crecimiento; mientras que cuando se han desarrollado las primeras hojas verdaderas, la CE puede llegar a niveles de 0.9 y hasta 1.0 dS/m.

Durante el período de producción en el invernadero, se recomienda verificar de manera constante los valores del pH y la conductividad, ya que aunque el brócoli ha mostrado tener una cierta tolerancia a la salinidad, se pueden presentar algunas deficiencias en la absorción de los nutrientes e inclusive algún grado de toxicidad de manganeso, cuando el pH está por debajo de los 5.0. Este caso es muy común cuando se utilizan sustratos de origen orgánico que presentan un pH mayor a 6.5, donde regularmente se observan deficiencias de fierro, boro, manganeso y fósforo. Igualmente, el agua de riego, que presenta una conductividad elevada, puede generar cambios en la solución del sustrato, por lo que habrá que analizarla constantemente y corregir los valores de acuerdo con los fertilizantes que se están aplicando.

trasplantes de brócoli

El número de cavidades

Otro aspecto importante, es la selección del tamaño de las cavidades, las cuales pueden variar dependiendo del tiempo en que van a estar en el invernadero y de las condiciones de humedad al momento de realizar el trasplante. La mayoría de los productores, seleccionan el tamaño de la charola y las cavidades en función del espacio, para obtener una mayor eficiencia de las áreas de propagación. A ese respecto, algunos especialistas recomiendan utilizar charolas de poliestireno o plástico de 288, 338, o hasta 392 cavidades, con lo cual las cavidades ocupan un espacio de entre 7 y 10 cc por cada celda, es decir un diámetro de 2 – 2.5 cm con una profundidad de 7.2 cm.

En la mayoría de los casos, el tamaño de la cavidad afecta el desarrollo del trasplante pero no los rendimientos. Aun así, los especialistas, sugieren utilizar contenedores con un mínimo de 18 cc, es decir un diámetro de 2.8 cm y una profundidad de 7.5 cm. Dicho esto, el tamaño de las cavidades deberá seleccionarse en función de las condiciones del trasplante. En condiciones normales y con buena humedad, se podrán utilizar cavidades menores; mientras que si se espera un período más largo de producción en el invernadero y no hay un buen control de la humedad al momento del trasplante, entonces se deberán utilizar cavidades con mayor volumen.

Riego, Drenaje y Control de Enfermedades

La producción de plántulas de brócoli con sustratos de turba, es actualmente una actividad de gran importancia que requiere de un manejo adecuado de los riegos, un drenaje eficiente y de un estricto control sanitario para evitar las enfermedades. En forma general, se observa que existen más pérdidas por riegos excesivos, los cuales provocan deficiencias en los sistemas radiculares, que se asocian con malformaciones en las primeras etapas de crecimiento. El caso más común, es el llamado damping off o mal del talluelo que consiste en un adelgazamiento de la parte basal del tallo que se presenta desde la germinación hasta la emergencia y formación de las primeras hojas verdaderas. Esta enfermedad, es uno de los principales problemas en la producción de transplantes de brócoli, y los agentes causales más comunes son Phytium spp, y Rhizotochnia spp. Aunque también se han logrado aislar Fusarium spp y a Botritis cinerea. Para evitar este problema, se recomienda manejar adecuadamente los riegos, evitando la humedad excesiva. Para ello hay que mantener el sustrato húmedo, sin mojarlo y tratar de evitar los riegos cuando se presentan temperaturas extremas.

Lo más recomendable es aplicar el riego de manera suave durante las horas de mayor evapotranspiración y monitorear la presencia de enfermedades para establecer un programa de control con base en pesticidas ya sea de origen químico o preferentemente biológico.

El drenaje del sustrato también deberá ser analizado cuidadosamente, ya que la saturación del sustrato puede generar condiciones propicias para el desarrollo de las enfermedades. Por lo tanto, el programa de sanidad, deberá contar con el empleo de mezclas con un buen drenaje; desinfección de herramientas, como charolas, mezcladoras, áreas de llenado, cuartos de germinación, equipos de riego; y sobre todo de una correcta ventilación del invernadero. Finalmente, no está por demás indicar que donde se requiera, el invernadero deberá incluir también sistemas de calefacción para mantener la temperatura adecuada y evitar el desarrollo de enfermedades.

 

Por favor llene este formulario para obtener el artículo en formato pdf

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Mas tips y consejos