Volver a tips y consejos

El sector agrícola y el cambio climático

Existe un gran desafío que está sucediendo junto con la creciente demanda de alimentos, semillas y combustible, este podría dañar de manera permanente los recursos naturales de los que depende la agricultura. La relación que existe entre el cambio climático y la agricultura es un cambio bidireccional; mientras que la agricultura contribuye al cambio climático de una manera importante, el cambio climático afecta negativamente a la agricultura.

El cambio climático representa uno de los mayores desafíos desde pautas meteorológicas cambiantes, que amenazan la producción de alimentos, los efectos del cambio climático son de alcance mundial y a una escala sin precedentes. Si no se toman medidas drásticas será más costoso y difícil de adaptarse a estos cambios en un futuro.

El calentamiento de la Tierra

El calentamiento de la Tierra está causando cambios en patrones de precipitación, de lluvia y de nieve; además está cambiando la forma en la que se presentan los huracanes: durante el 2017 se presentaron varios al hilo que se originaron en el océano Atlántico y afectaron la zona del Caribe. Fue una época muy activa y no solamente en este lado del mundo, sino también en el sureste asiático, el cual se vio afectado por varios ciclones.

Todos estos cambios se deben básicamente a la actividad humana ya que está siendo causado principalmente por la quema de combustibles fósiles, principalmente por la generación de energía y por el transporte. Estas emisiones de gases de efecto invernadero — el principal siendo el dióxido de carbono (CO2) — tienen la capacidad de absorber el calor que emite la Tierra.

Hay otros factores naturales que tienen una influencia muy importante sobre la temperatura del planeta, el principal siendo el sol, pero la cantidad de energía que recibimos de éste ha sido constante y no ha cambiado en millones de años; por lo que principalmente son factores intrínsecos o propios de la Tierra lo que hace que la temperatura se modifique y tengamos eras glaciares, tal como ha sucedido en el pasado. El problema es que por la cantidad tan grande de combustibles fósiles que el humano está quemando, ahora se están vertiendo a la atmósfera enormes cantidades de gases de efecto invernadero. Esto se debe a que estamos modificando la composición química de nuestra atmósfera y eso es lo que está causando el grave problema que tenemos actualmente.


La industria más afectada

Desafortunadamente, una de las industrias más afectadas es la agricultura y el problema más grande que enfrenta es el efecto sobre la precipitación. Hay lugares donde está lloviendo demasiado, lo cual es malo para la horticultura porque se inundan los cultivos y se acaban las cosechas. En cuanto a las sequías, éstas por razones obvias acaban también con los cultivos. Y por otro lado, se están presentando elevaciones de temperatura muy fuertes que podrían afectar la producción de especies hortícolas.

La tendencia es que la temperatura vaya aumentando y de esta forma disminuyan las temperaturas extremas bajas. Sin embargo, esto también puede tener una consecuencia sobre las plagas, ya que cuando no se presentan temperaturas bajas o congelantes, éstas sobreviven de un año a otro.

Los agricultores para poder prepararse a este cambio lo primero que se debe hacer para poder mitigar los efectos del cambio climático en la agricultura es tener muy bien estudiado el fenómeno y entender cuáles son las tendencias de cambio para cada región, porque el cambio climático no se manifiesta de la misma manera en todas las partes del mundo.

campos de fresas

Los patrones de precipitación están cambiando y es muy importante ver los modelos matemáticos, qué es lo que predicen para las regiones específicas que nos interesan para prevenirse sobre las cantidades de precipitación y el aumento importante de las temperaturas.


Adaptarse a los cambios

Por otro lado, también es recomendable buscar especies que sean más resistentes al estrés hídrico (escasez de agua), pero que sean aptas para soportar ciertos periodos de poca agua.

Se han determinado ya algunas medidas de disminución doblemente beneficiosas que incluye la utilización de tierra como la reforestación, la forestación y la intensificación de los esfuerzos por evitar la deforestación. Ahora las opciones normativas relacionadas con la reglamentación y las posibilidades de inversión incluyen incentivos financieros para mantener y aumentar las zonas forestales mediante una reducción de la deforestación y la degradación, así como una mejor gestión y un mayor desarrollo y utilización de fuentes de energía renovables.

Por último, también es muy importante que los horticultores busquen maneras de poder generar su propia energía eléctrica con energía renovable. Lo anterior para que, en caso de que haya un evento hidrometeorológico extremo, puedan seguir teniendo energía eléctrica y hacer frente al problema del cambio climático.

Ahora solo nos queda a nosotros como habitantes de este mundo y como agricultores y cuidadores de la agricultura mejorar nuestro uso de recursos y contribuir a mejorar el planeta.

Por favor llene este formulario para obtener el artículo en formato pdf

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Mas tips y consejos